lunes, 6 de agosto de 2018

Pérdidas.


 Aceptar que, en esta vida, nada puede contenerse eternamente. La vida, las relaciones, e incluso las cosas materiales, terminan desvaneciéndose como el humo que se escapa de una ventana abierta o el agua fresca que resbala por nuestros dedos. Asume que las pérdidas van a sucederse tarde o temprano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario