lunes, 30 de julio de 2018

Mariposas.


Hablan de mariposas los poetas, digo que poco saben de lo nuestro. Creo que son más bien cosquillas, como las que te hago cuando no encuentro otra manera de calmarte (y, entre nosotros, cuando me apetece también). Y tú te dejas hacer, y yo sonrío porque en esos momentos me siento la dueña del tiempo. De tu tiempo, porque te quedas quieto, salvo tus labios, que se estiran perezosos y traviesos para sonreír.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario