sábado, 5 de mayo de 2018

Personas felices.


 Educar es también saber decir “No”, y a la vez, decir que “Sí” con la mirada, porque educar no es sólo prohibir, sino abrirles nuestro corazón para reforzar cada día el vínculo emocional con los niños, dándoles a entender que estamos con ellos en cada instante para propiciar su madurez como personas felices y capaces. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario