sábado, 12 de mayo de 2018

Confiar en el mundo.


No temo a quien me ataca, sino al falso amigo que me abraza.

Si bien de la hipocresía y de la traición de aquellos que consideramos amigos es muy difícil protegerse, sí que tenemos que tener en cuenta siempre que aunque no todo es oro lo que reluce aún podemos confiar en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario