martes, 29 de mayo de 2018

Cómplices.


Basta con el aire que se respira para saber que la conexión es pura fantasía, que va más allá de una sonrisa sincera o de una mirada sabia. Entre dos personas cómplices se crea una atmósfera que se convierte en una suerte de profecía emocional que enlaza los sentimientos y los corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario