jueves, 15 de marzo de 2018

Mis demonios.



Me reservo el derecho de estar triste, de sentirme mal porque no es justo o porque algo no está bien. Me lo reservo porque lo contrario me presiona y me deprime. Esos son mis demonios y en realidad no son tan malvados. Ellos me piden que los comprenda y me dicen que lo que siento es la vida y que el mundo es el paraíso que yo quiera crear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario